Crònica con Food not bombs Austin, Tx.

Estados Unidos, el paìs de la abundancia… Allá el reciclaje no se hace en mercados pero directamente en tiendas y supermercados. Hay más accesibilidad vía supermercados “bio” o cooperativas que contrariamente a los supermercados convencionales, no niegan que tiran la comida, no usan compresores para su basura, no riegan con cloro o cualquier otro producto su basura para que nadie la urgue y tampoco tienen miedo de que alguien los demande por intoxicación. Las tiendas bio y cooperativas suelen ser mucho más abiertas y amigables, por lo que colaboran con Food not bombs entregando todas sus frutas y verduras que no vendieron.

Los chicos de FNB Austin pidieron a una universidad pequeña que les prestaran su cocina. De hecho, es dentro del conjunto residencial de estudiantes que se encuentra la cocina super profesional que podemos usar. Estamos en pleno Spring break por lo que -suponemos- la cocina se encuentra en tan reverendo desastre.

Pilas, montañas de platos sucios en inmobilizando los lavaderos, pero quedan suficientes para cocinar las cajas y cajas de comida que se encuentran en el piso.

Frutas en muy buen estado para una ensalada de mango, fresa, naranja. Lechuga bio y una cantidad exagerada de pepinos para la ensalada, agregando pimientos rojos con mìnimos defectos. Además del desorden en esa cocina, contamos con una amplia gama de aceites, vinagres en galones para hacer una copiosa vinagreta. Además S. una chica que parece apenas llegar a los 20 prepara diestramente unas “sweet potatoes” en cuadritos (se meten al horno con aceite y son un verdadero manjar, me parece que en Mèxico se podrìa hacer con yuca o camote), un puré con las decenas de papas, y otro guisado con el resto de las verduras. Además de S. está otro chavo que como nosotros está de viaje por los E.U, que también parece de 20, Zach un texano que se ofreció a llevarnos al lugar asì como transportar la comida y Ian un chico genial que conocimos en un curso de meditación Vipassana y que ahora nos hospeda en Austin. Cuando terminamos de cocinar y de poner todo en contenedores, nos alistamos para llevar todo a una esquina de Austin. Es fuera de un albergue para homeless donde vamos a servir a unas docenas de personas.

Sin mesas ni sillas, ponemos todo en el suelo mientras todos empiezas a amontonarse en una fila. El “homeless” tìpico de Estados Unidos es un verdadero rechazado de la sociedad, no es solamente una persona “pobre” o “sin casa” pero una persona con problemas psicològicos y sociales que le impiden “integrarse” a la sociedad. A veces cuando  FNB sirve, el ambiente es tenso por alguna pelea pero por lo general estàn todos agradecidos y sonreìmos. Al final, siempre se cumple por completo el objetivo de servir y compartir una comida.

Hoy en día, se sirve por lo menos una vez a la semana comida reciclada en cada ciudad de los Estados Unidos.

 

475_10152636743865361_445198301_n 598799_10152636745085361_557815716_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s