¿Por qué Comida, No Bombas?

COMIDA

El mundo produce suficiente comida para alimentar a todos si la distribución es equitativa. Hay abundancia de comida. De hecho, en este país, cada día en cada ciudad, se descarta más comida de la que se necesita para alimentar a aquellos que no tienen bastante para comer.

Considere esto: Antes de que la comida llegue a su mesa, ésta es producida y manejada por granjeros, cooperativas, fabricantes, distribuidores, comerciantes al por mayor y minoristas. Parte de la comida comestible es descartada por una variedad de razones comerciales en cada parte del proceso..

Para recuperar esta comida comestible y usarla para alimentar a la gente deben combinarse tres elementos importantes. Primero, la comida debe ser recolectada. Segundo, debe ser preparada de forma apropiada para su consumo. Tercero, las personas que la necesitan deben tener acceso fácil a ella.

La razón por la cual esto no sucede no es accidental. No tenemos derecho a opinar democráticamente sobre cómo se produce la comida o cómo se distribuye. Es verdad que las personas podrían elegir qué comer, pero en economías jerárquicas, la amenaza de pérdida de trabajos les permite a los patrones mantener los sueldos bajos. Las clase sociales más bajas, son el resultado de políticas que promueven la dominación y la violencia. En nuestra sociedad, es aceptable obtener ganancias a costa del sufrimiento y la miseria de otros.

Además del recojo y distribución de comida sobrante ayudan a resolver estos problemas, Comida, No Bombas promueve el vegetarianismo. Si más gente fuera vegetariana y exigiera comida local producida orgánicamente, eso promovería prácticas de cultivo orgánicas y apoyo para las granjas más pequeñas. Esto haría más fácil la descentralización de los medios de producción de comida y crearía un control democrático sobre la calidad de comida producida y el control de la tierra. Se puede alimentar a más personas con el producto de un acre de tierra con una dieta vegetariana que con una dieta basada en carne. La tendencia de nuestra sociedad a seguir una dieta cárnica permite la existencia de grandes negocios agrícolas que dependen de fertilizantes quí­micos y pesticidas, resultando esto en la pérdida del valor nutricional de la comida producida y la destrucción del medio ambiente. Toda la carne producida en serie en este país está llena de químicos, drogas y conservadores, y toda la leche está contaminada con substancias radiactivas. El vegetarianismo serí­a lo mejor para el ambiente, consumiría menos recursos y sería más saludable para nosotros.

Mientras nosotros alentamos a la gente a conocer el vegetarianismo por razones políticas y económicas, esta polí­tica también tiene varios beneficios inmediatos. Se reducen los problemas relacionados a la comida que se estropea al tratar estrictamente con verduras y la gente tiende a optar por una dieta más saludable cuando aprenden más sobre el vegetarianismo. Asimismo, instruir a las personas sobre los beneficios para la salud de una dieta vegetariana crea un conjunto de actitudes saludables y positivas hacia nosotros, los otros y el planeta. Por consiguiente, toda la comida que preparamos es estrictamente en base a verduras, es decir, ningún tipo de carne, leche o huevos. El público conoce y confí­a que esta norma de Comida, No Bombas se cumple cada vez que vienen a nuestra mesa.

NO BOMBAS

Se requerirá imaginación y trabajo para crear un mundo sin bombas. Comida, No Bombas reconoce nuestra parte en esta labor alentando a las personas en las demostraciones y eventos para que puedan continuar participando en la batalla a largo plazo contra el militarismo y la violencia. También lo hacemos llevando nuestro mensaje a otros movimientos progresistas que son parte de nuestra misión. Asistimos a los eventos de otras organizaciones y apoyamos la cooperación mutua siempre que sea posible. Trabajamos para luchar contra la perspectiva de la escasez que causa que muchas personas teman la cooperación entre los grupos. A veces creen que deben mantenerse apartados para preservar sus recursos, y por eso tratamos de animar los sentimientos de abundancia y el lema de que si trabajamos juntos, todos nos haremos más fuertes.

CÓMO OBTIENE SU NOMBRE

Movimiento nacido en Estados Unidos en 1980 mientras un grupo de amigos que participaban activamente en protestas contra el Proyecto de Poder Nuclear de Seabrook estaban investigando la manera de conectar los problemas del poder nuclear y el militarismo. Uno de nuestras muchas actividades era rociar pintura con lemas antinucleares y anti-bélicos en edificios públicos y veredas usando esténciles. Uno de nuestros lemas favoritos era: “DINERO PARA COMIDA NO PARA BOMBAS„ en la vereda de la tienda de comestibles existente en nuestro vecindario. Una noche, después de una jornada de activismo, tuvimos la inspiración de usar el eslogan Comida, No Bombas como nuestro nombre. Teniendo un eslogan el mensaje de nuestro grupo sería claro y repitiéndolo una y otra y otra vez en los medios estaríamos haciendo llegar el concepto político de comida y no bombas al público. No tendríamos que hacer proselitismo porque nuestro nombre lo diría todo. Cuando nosotros llegáramos con la comida, la gente diría “Mira, aquí viene la Comida, no las Bombas„.

Fuente: http://www.foodnotbombs.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s